Hay que poner en la agenda a las mujeres indígenas”: Zenaida Pérez, activista ayuujk.

Está arropada por redes comunitarias y esa ha especializado en temas de género y pueblos originarios.


Para Zenaida Pérez Gutiérrez, la posibilidad de aspirar a la titularidad del Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred) es una oportunidad de poner en la agenda a los pueblos afromexicanos e indígenas, así como temas de género.


Originaria de Santa María Tlahuitoltepec, comunidad de la Sierra Norte de Oaxaca, se dice orgullosamente ayuujk y en entrevista con EL UNIVERSAL recuerda que en su comunidad, las oportunidades le alcanzaron sólo para estudiar  la secundaria, pero su inquietud la motivó a mudarse a la ciudad de Oaxaca.


"Esos años fueron de bastante precarización, busqué apoyos para poder terminar mi bachillerato, a donde llegué con la intención de aprender español. Entendí que a los que veníamos de los pueblos nos llaman indígenas y poco a poco, fui sumándome a movimientos estudiantiles, hasta que terminé y obtuve una beca por promedio para estudiar Comunicación en la universidad”, en la que vio un puente para entenderse con los demás desde la dignidad. 


Aunque en un principio lo que le movió fue conocer otros contextos y culturas, "tenía claro que tenía que regresar a mi comunidad a socializar eso con la gente, porque si uno no conoce sus derechos, los demás se aprovechan”.


En Tlahuitoltepec, Zenaida obtuvo un espacio en la radio comunitaria donde, por cuatro años estuvo sirviendo como responsable, compartiendo conocimiento, sin ningún pago. Más tarde, obtuvo cargos públicos. "Tenía la necesidad de redignificar el rol de las juventudes que se van del pueblo y luego regresan a retribuir a la comunidad", apunta.


Fue entonces cuando organizaciones la invitaron a colaborar en temas de género y los pueblos indígenas. "Veían que tengo la habilidad de la comunicación, me sé la lengua ayuujk y que estaba entrenándome en temas de género", dice.


Más tarde, formó parte del departamento de Derechos de la Mujer Indígena de la Secretaría de Asuntos Indígenas (SAI). Aunque después abandonó la función pública, su desempeño en el cargo le permitió tejer redes para visibilizar las problemáticas de género y nombrarlas como tal.


En el Instituto de Liderazgo Simone de Beauvoir, hasta marzo, coordinó el programa de mujeres indígenas, que busca establecer redes con distintos sectores. Estos espacios le ganaron el respaldo de la Asamblea  Política de Mujeres Indígenas  y el Frente Plural de Mujeres Indígenas, organismos que arropan su candidatura para Conapred. 


“Después de un fuerte diálogo se consensó que había que entrarle, luego que el Presidente dijo que quien encabezaría el organismo sería una mujer indígena... el que te postule una articulación nacional conformada por mujeres de 25 pueblos indígenas de 20 estados, para mí ya fue un reconocimiento bastante grande", afirma.


Luego de agradecer a las organizaciones que la apoyan, Zenaida reconoce que las mujeres indígenas y en específico, las oaxaqueñas no han tenido apertura suficiente a cargos públicos; sin embargo, el acceso a éstos, detalla, tiene que ver con que las funcionarias no se reconocen como indígenas, pues esto, históricamente es motivo de discriminación.


Por eso, independientemente de quién ocupe el cargo, para Zenaida lo relevante es que su lucha lleve agenda, respaldo y el tejido colectivo que se ha construido por organizaciones de mujeres indígenas y redes de apoyo. 


"Somos mujeres que hemos luchado muchas veces desde el anonimato y hoy tenemos la oportunidad de poner las agendas en lo público... listas para seguir trabajando y mostrar nuestras capacidades", resalta.


Abunda que cualquier cargo que quieran ocupar las personas indígenas, es desafiante, pues hay una creencia de que debe demostrar doblemente sus capacidades y ante ello, el desafío de hacer valer los derechos de las minorías crece. 


El proceso que enfrenta Conapred, insiste, obliga a la ciudadanía a revisar las competencias del organismo y hacerse consciente de las formas de discriminación y cómo denunciarlos. Actualmente, señala, el consejo ha avanzado en temas de género, reconocimiento a los derechos de la comunidad LGBTIQ+ y  de los pueblos afro en la constitución.


"Ha hecho un fuerte trabajo, pero sin duda falta  que se generen más mecanismos y rutas para que los logros sustanciales se difundan". Y menciona que es importante que en el país se emprenda una nueva educación que forme a las nuevas generaciones desde la diversidad.

1 vista
  • Facebook icono social
  • Icono social Twitter
  • Icono social Instagram

COYOACÁN, CDMX

Tel: +52 (55) 7261-3283 / +52 (55) 7261-1025 

Horario: de lunes a viernes de 9 a 18 horas

  Cuculuste A.C. © 2020.